Volver al sitio

Reglamento de convivencia para Alumnos y Trabajadores

Por Alfonso Algora

Este es un punto en que la mayor parte de los centros educativos no dimensionan con la importancia que debieran puesto que, por regla general, el proceso de retorno a la presencialidad demanda más esfuerzos operativos en materia de logística, bioseguridad y adecuación de clases y currículo, olvidándose de cómo cambiarán las relaciones entre los miembros de la comunidad escolar y de los efectos negativos que pudieran producirse de aquellas.

Todos los colegios cuentan con un reglamento interno, manual de convivencia o cualquier otro documento que regula las normas de relacionamiento y comportamiento en comunidad de los estudiantes entre ellos, con los docentes y con el centro. Del mismo modo, y más allá de la legislación laboral genérica, todas las empresas poseen un cuerpo normativo que igualmente determina ciertos aspectos de conducta y rendimiento de sus trabajadores.

La aparición del Covid-19 con el consiguiente periodo de confinamiento, la previsible vuelta a un modelo presencial y la amenaza de un horizonte de rebrotes suponen que se establezca una regulación de emergencia en las normas de los centros educativos, teniendo en cuenta la temporalidad de estas y tomando en consideración los casos que puedan generarse en las relaciones de los miembros de la comunidad educativa que pudiesen estropear los protocolos de distancia física, cuidado e higiene, así como otros factores.

Es por ello que el equipo directivo debe ser previsor y evitar tener que tomar decisiones posteriormente, sin contar con un sustento reglamentario que pueda sancionar una conducta dentro de la nueva fase ya que, recordemos, no se puede sancionar una conducta que no esté recogida en una norma y, si se hace, las consecuencias legales y de imagen pueden ser muy graves.

Por todo lo anteriormente expuesto se deben reformular los documentos de convivencia, para lo cual se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones que, por supuesto, podrán ser enriquecidas por la experiencia de los directivos de cada centro y las condiciones particulares de los mismos:

1. Establecer una comisión que se encargue del proceso deliberatorio y de la toma de decisiones para la nueva redacción. Recordemos que estamos en una situación de emergencia y que tan malo es precipitarse como tomarse demasiado tiempo en los procesos. Para esta comisión se sugiere al director del centro, jefes de estudio, un representante de los tutores por cada ciclo y personal del departamento de Psicología u Orientación.

2. La comisión creada deberá analizar punto por punto los manuales de convivencia en vigor, realizando un ejercicio de abstracción mental en cada uno de ellos y creando supuestos de hecho que puedan producirse en el marco de la situación de presencialidad. A modo orientativo se plantean los siguientes:

  1. Situaciones genéricas producidas por la falta de distancia física.
  2. Situaciones genéricas producidas por la omisión de la normativa relativa a la bioseguridad e higiene.
  3. Situaciones específicas que se puedan producir en las aulas.
  4. Situaciones específicas que se puedan provocar en el transporte.
  5. Situaciones específicas que pueda haber en el comedor.
  6. Situaciones relativas al comportamiento o rendimiento de los estudiantes en las clases virtuales.
  7. Otras.

Al respecto de lo anterior, hemos de observar cuáles actos que pudieran parecernos irrelevantes pueden ser de extrema gravedad, si hablamos de la nueva normalidad y relacionamiento. Pongamos por ejemplo el supuesto de que un alumno esconda material de otro alumno como una broma; ello nunca habría provocado más allá de una llamada de atención o una falta leve, pero ¿qué ocurre si ese material que esconde es un tapabocas y le deja a otro alumno sin un elemento esencial para la prevención de contagios? Del mismo modo un abrazo, que es un gesto de amistad, puede ser un gesto hostil entre los alumnos. E igual que el anterior, otros supuestos como compartir alimentos o snacks en el comedor, no respetar la distancia de seguridad, no respetar o incumplir los protocolos de higiene, etcétera.

Evidentemente la graduación de no acatar las nuevas y sus correspondientes sanciones corresponden al centro educativo, de acuerdo con las leyes locales y nacionales, así como con su ideario. Sin embargo, realmente es aconsejable que todos los actos que supongan arriesgar la seguridad de la comunidad sean tipificadas como faltas graves. Recuerden que las familias están muy sensibles y que cualquier paso en falso puede suponer una merma de la imagen, además de ser una fuente de recursos ante las autoridades educativas.

En el supuesto de que la legislación local o nacional determine que los cambios que se produzcan en este tipo de documentos deban ser refrendados por un consejo de padres o consejo de alumnos, se debe realizar ese trámite con la mayor premura posible, con una reunión previa en que el director explique la necesidad de cambiar y la motivación de esta acción. En el caso de los cambios que se produzcan en los reglamentos de trabajo, se realizará la misma labor con los representantes de los trabajadores.

Una vez producida la aprobación, se deberá realizar un ejercicio de socialización de los cambios ante la comunidad educativa con los mismos principios de claridad y justificación, dejando patente que los cambios son provisionales y que se realizan en beneficio de toda la comunidad, especialmente de los estudiantes.

Los consejos anteriores deberán aplicarse a los cambios que se produzcan en el reglamento de trabajo y adaptarse a los profesores y al personal no docente.

En todo caso, es preciso que el cuerpo directivo, docentes y personal administrativo se identifique completamente con los nuevos lineamientos y que no se produzcan fallas cuando se implemente entre los alumnos. Lamentablemente, el paternalismo es habitual entre los profesores a la hora de la aplicación de las normativas; pero en estos tiempos y ante las situaciones que puedan producirse, el estricto cumplimiento de las normas es vital.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar