Volver al sitio

Conclusiones

Por Alfonso Algora

Como hemos visto a lo largo de todos los epígrafes, el proceso de retorno a la presencialidad es complejo y requiere un alto grado de capacidad directiva para adecuar todos los elementos humanos, financieros y logísticos necesarios para que la viabilidad y supervivencia del centro pueda garantizarse. La capacidad que tenga el directivo para encarar decisiones no regladas y disponer de las mismas con cierta creatividad, en función del margen de actuación que le permitan las leyes, será determinante para el éxito de su gestión.

La visión de las diferentes funciones de un colegio dentro de un sistema holístico interrelacionado es imprescindible en estos momentos. No se puede pensar únicamente en el colegio como un “todo” conceptualizándolo como si se estuviera en momentos de normalidad y presencialidad, sino observando cuidadosamente las diferentes secciones y aportando la atención precisa a sus necesidades en función de las edades, los contenidos, los objetivos y los servicios que demanda la comunidad educativa que estemos en condición de ofrecer con altos estándares de calidad.

La presente guía, de carácter eminentemente orientativo y que de seguro será enriquecida por la experiencia y excelencia de los equipos directivos de cada centro educativo, pretende establecer un espacio de reflexión y tranquilidad ante momentos inciertos pero transitorios, y que permitirá que la labor docente pueda reinventarse y ajustarse a las circunstancias, siempre con el objetivo de seguir formando personas que se desempeñarán en un mundo sin fronteras, siendo esta eventualidad mundial una enseñanza de vida de la que saldremos, sin duda, más fortalecidos.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar