Volver al sitio

Otras actividades y Graduaciones

Por Alfonso Algora

En época de semipresencialidad o virtualidad un colegio debe ser capaz de crear valores añadidos y ventajas competitivas que puedan satisfacer los deseos de la comunidad escolar, adaptándose a la mueva situación. La excusa de “no se puede hacer” es la última que debemos usar si no tenemos alguna alternativa que pueda suplir con imaginación y recursos actividades presenciales.

 

Buena parte del éxito de un colegio radica en su imagen corporativa y la calidad ofertada en sus actos, graduaciones, etc. y, remitiéndonos a la anécdota de American Airlines con las aceitunas, si bien es deseable ser racional en los gastos, estos no deben ser tan significativos que se pierda calidad o imagen el colegio.

 

Uno de los momentos más importantes del año escolar es, sin duda, la graduación de los estudiantes de último curso que se egresan para ir a la universidad. Incluso en muchos colegios se realizan actos análogos para alumnos que van de preescolar a primaria, de primaria a secundaria, premiaciones, juramentos a la bandera, etc. En definitiva, son actividades que tienen un marcado sentido de la solemnidad y que llegan a la parte emotiva de la comunidad educativa, especialmente para los estudiantes de último curso, que hubieran esperado un año especial —viaje de fin de curso, cenas o bailes de graduación, prerrogativas en la uniformidad— y que no podrán tener de forma normal.

 

En todos estos casos siempre es preferible no hacer las cosas a medias o avanzar con información incompleta sin tener claro si se podrá realizar la actividad, etc. En la mayor parte de los países están prohibidas las reuniones superiores a un número determinado de personas, por lo que será muy comprometido para el colegio tener que restringir las asistencias de todos los invitados.

 

Cada colegio es un mundo; pero personalmente considero que se deben priorizar recursos para la graduación de alumnos de último curso y poderles ofrecer, dentro de lo posible, actos emotivos, solemnes y de calidad. Atendiendo a una legislación restrictiva en el número de personas que pueden congregarse en reuniones y observando las medidas de seguridad en lo referente a asistentes ubicados en grupos de riesgo (abuelos, enfermos crónicos…) y distancia social, se sugiere contar con una comisión paritaria de familias, alumnos y colegio para acordar el orden del día del acto, pero siempre siendo este de forma virtual mediante una reunión grupal por Zoom, en que la formalidad impere (himnos, juramentos, discursos de mejor egresado y del director, etc.) y que pueda tener una realización profesional en lo referido a música, fondos, etc. Si de alguna forma las familias quieren hacer algún tipo de cena o baile, lo recomendado es que el colegio se abstenga de su participación y solicite, incluso, un documento de exoneración de responsabilidades en caso de contagios.

 

En cualquier caso, sí que se considera oportuno que haya un compromiso por parte del centro para que, una vez que terminen las medidas extraordinarias, se produzca un encuentro que conmemore la graduación sin que sea una repetición del acto y en el que se pueda entregar físicamente el título o documentación que proceda.

Para el resto de graduaciones, pasos de ciclo, premiaciones, etc., también es recomendable realizarlas de forma virtual con menos solemnidad, remitiendo los certificados virtuales (con un buen diseño).

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar